Conjuntivitis

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es la inflamación de la conjuntiva, una membrana transparente que recubre parte del globo ocular y la porción interna de los párpados.

La conjuntiva contiene pequeños vasos sanguíneos que se ven como delgadas líneas rojas sobre la esclera (blanco del ojo) y que, cuando se inflaman, confieren un aspecto rojizo al ojo.

Las conjuntivitis suelen tener evoluciones benignas que no afectan a la visión, pero que pueden complicarse si no se tratan adecuadamente.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de conjuntivitis son enrojecimiento, picor, sensación de cuerpo extraño o “arenilla”, hinchazón de los párpados, lagrimeo y secreciones.

Los síntomas de complicación podrían ser dolor externo al abrir y cerrar los párpados, fotofobia, hinchazón significativa de los párpados o sensación de cuerpo extraño.

Los afectados por conjuntivitis bacteriana suelen tener abundante y espesa secreción amarilla o verdosa, y es habitual que amanezcan con los párpados pegados.

En la conjuntivitis alérgica predomina el picor y también pueden sumarse otros síntomas de alergia nasales (estornudos, obstrucción y secreción acuosa), bronquiales (asma) o de la piel (dermatitis).

¿Por qué se produce?


Hay tantos tipos de conjuntivitis como factores que las causan:

La conjuntivitis infecciosa representa, aproximadamente, un tercio de todas las conjuntivitis y puede ser debida a bacterias o virus

La conjuntivitis alérgica se produce cuando los ojos están expuestos a una sustancia a la que la persona es alérgica (alérgeno), provocando una inflamación de los vasos sanguíneos en la conjuntiva. Los factores más comunes son los ácaros del polvo, el polen y otras sustancias de árboles, flores y plantas, así como hongos y epitelios (descamación) de animales. Otras causas pueden ser el clima seco o la utilización de lentes de contacto blandas

La conjuntivitis por causas irritativas se produce por una inflamación del borde palpebral (blefaritis) causada habitualmente por el uso de cosméticos o por el contacto con sustancias irritantes presentes en el ambiente (disolventes, pinturas, cloro de las piscinas, etc.)

¿Cómo se puede prevenir?

La mejor medida es evitar la exposición al agente alérgeno. Cuando no es posible, o no se han tomado las medidas oportunas y aparece alguno de los síntomas descritos, es aconsejable consultar al oftalmólogo. En el caso de conjuntivitis infecciosa, además, deben tomarse algunas medidas para evitar contagios:

No compartir nada que haya estado en contacto con el ojo infectado (fundas de almohadas, sábanas, toallas, delineadores de ojos, etc.)

  • Lavarse las manos inmediatamente si se ha estado en contacto con alguien con conjuntivitis
    No llevar al colegio a niños con la infección

  • Limpiar las secreciones de los ojos dos veces al día

  • No usar lentes de contacto ni maquillaje

  • Lavate las manos

    Limpia tus secreciones

    Higiene al contacto

    Conjuntivitis causada por irritantes

    Puede causar lagrimeo y secreciones mucosas.

    Conjuntivitis viral

    Conjuntivitis viral

  • Puede ocurrir con los síntomas del resfriado, la influenza (gripe) o de otra infección respiratoria.
  • Por lo general, comienza en un ojo y puede pasarse al otro dentro de los pocos días.
  • Las secreciones del ojo suelen ser acuosas en lugar de espesas.
  • Conjuntivitis bacteriana

    Conjuntivitis bacteriana

  • Se asocia más comúnmente a secreciones (pus), que pueden hacer que los párpados se peguen.
  • A veces, ocurre con una infección de oído.
  • Conjuntivitis alérgica

    Conjuntivitis alérgica

    Generalmente afecta a ambos ojos.
  • Puede producir picazón, inflamación y lagrimeo intensos de los ojos.
  • Podría ocurrir con síntomas de alergia, como picazón de la nariz, estornudos, irritación de la garganta o asma.
  • Tratamientos

    El tratamiento de la conjuntivitis varía significativamente en función de la causa que la produce:


  • La conjuntivitis vírica, como en el caso de un resfriado, no tiene tratamiento específico aunque existen cuidados especiales recomendados por el oftalmólogo que pueden ayudar a controlar los síntomas y a prevenir complicaciones

  • La conjuntivitis bacteriana, por el contrario, se trata con colirios antibióticos y suele remitir en una semana aproximadamente

  • La conjuntivitis alérgica suele responder bien al tratamiento con antihistamínicos o puede desaparecer por sí sola al eliminar el alérgeno causante. Los síntomas se pueden aliviar con compresas frías y, en algunos casos, pueden prescribirse corticoides tópicos para reducir la inflamación

  • La conjuntivitis irritativa se minimiza eliminando la causa y administrando tratamiento antiinflamatorio hasta que se recupere la normalidad

  • Compromiso, Pasión y Calidad.

    En DR. ORTUÑO sus profesionales tienen amplio conocimiento y experiencia en las técnicas quirúrgicas más modernas, incluidas facoemulsificación, plastias oculares, laser Excimer, Yag y Argón así como tratamientos y procedimientos en campos diversos de la oftalmología. También cuenta con un grupo de optómetras especialistas en adaptación de lentes de contacto, ortóptica y exámenes de diagnóstico ocular.

    Un grupo de profesionales especializados en las diferentes áreas de la optometría y oftalmología le brindarán el mejor servicio.

    Procedimientos con los más altos estándares de calidad le brindarán la garantía que su salud visual requiere.

    Cuidamos sus ojos, por eso tenemos un completo programa preventivo que mantiene sus salud visual.

    Conoce un poco de nuestros contenidos Gratis para ti

    ¿Qué es el daltonismo?

    Alimentación para una visión perfecta

    Si tienes alguna duda o quieres solicitar una cita

    Siempre encantados de atenderte

    Teléfono

    965 301297

    Puedes visitarme en:

    ORIHUELA (ALICANTE)
    C/ OBISPO ROCAMORA, 6

    Email

    vortuno@telefonica.net

    Horario

    M-F: 8am – 5pm
    S-S: 9am – 4pm